El aroma del café

y mis hojitas de papel…

donde los sentimientos

se funden, donde todo es…

La taza blanca, el ruido del bar,

tanta poesía que de pronto,

se adueña del lugar.

El café , a veces amargo…

sabe así la soledad,

la que se refleja en la mirada

del Sr. que junto a la ventana

mira con nostalgia 

la gente pasar.

El café tan dulce

como el amor, y la amistad

como los días hermosos

que es bueno recordar.

Excusa para el encuentro.,

La pausa que aquieta, 

 que calma ,que anima a seguir,

que revive el alma,

y me inspira a escribir.

El calor de la taza en mis manos

su aroma, fragancia que amo.

El café mi compañero de tantas

alegrías y quebrantos.

Celoso tantas veces 

ha besado mis hojas,

dejando su huella

entre palabras de amor

y desengaños.

El café que derrite la piedra inerte

y revive en un instante

El hielo mudo de la tristeza

inconsciente.

El amor sabe a café…

ese amor que nació en septiembre

En la esquina de Universidad.

El sella cada encuentro,

y es testigo de cada sueño

de cada proyecto,

detiene el tiempo …

y tritura el cielo

como sus granos

en ese momento…

SI !el café es como el amor,

fuerte , intenso,

inolvidable…eterno

Escribe un comentario

Español