… Te aseguro que no es porque no ame a los delantales!!

El delantal es el ritual de comenzar a cocinar… en mi casa cuando mis abuelas o mi mamá se ataban el delantal era el comienzo de estar inquieto , impaciente por lo que sucedería, por lo que comenzaría a danzar en la cocina… torta? postre? pastas? pan? …

Como una graciosa travesura le desatábamos el delantal a mi mamá que nos corría y a la vez se reía con nosotros porque era también una forma de jugar… con mi abuela la cosa cambiaba… se ponía seria y nos miraba amenazante … pero todo era fugaz.

En casa recuerdo que había todo tipo de delantales, y era un orgullo lucirlos, muchos que hacía mi mamá tenían broderie, puntillas, aplicaciones y hasta bordado el nombre.

Ella nos había hecho unos hermosos para mi hermana y para mi, recuerdo uno de cuadrille rosa con broderie blanco, para que no nos ensuciáramos la ropa, cuando nos queríamos hacer las cocineras…

Si!!! amo los delantales, y amo los recuerdos que ellos me traen, y amo los delantales que aun guardo como un tesoro porque me los hizo mi hermana que ya no está, y seguro me sigue retando cuando ve que no lo uso.. aun siento la tibieza de sus manos cuando me lo ataba en la cintura en aquellas tardes cuando cocinábamos juntas….Pero…. cuando cocino siempre olvido ponérmelo, y queda mi ropa con harina, o chocolate o masa … es así… así soy, y cuando recuerdo que no lo tengo ya es tarde…. ya alguien me vio y se dio cuenta que cocine y entonces como cuando era chica escucho la frase mágica

te ensuciaste!!! qué estás cocinando???

Sí , creo que por esa frase es que olvido aún hoy ponerme el delantal, por el orgullo que sentía de muy chica cada vez que alguien me hacia esa pregunta al ver mi ropa llena de harina…. y tal vez porque deseo, como en mi infancia que al saber que estoy cocinando sientan las sensaciones, que yo vivía en mi niñez, deseando que mi abuela y mi mamá pusieran sobre la mesa las delicias que llenaban la casa de aromas… y mis ojos de asombro al ver que en sus manos la comida mas sencilla se convertia en un manjar.

Tengo muchas vivencias y enseñanzas desde la infancia, que hacen que hoy ame cocinar, ame llenar mi ropa de harina, y a veces prolongue ponerme el delantal tan solo por oir la frase mágica que enciende mi corazón….

te ensuciaste con harina, qué estás cocinando??

y entonces, busco el delantal y mientras mis manos atan el lazo que rodea mi cintura , miro en mi interior y agradezco , todo lo vivido, todo lo apredido , lo compartido, con las personas amadas que me hicieron valorar y amar la cocina, que me dejaron en hojas amarillas por el tiempo, sus recetas escritas, sus consejos, sus cuadernos … que me enseñaron que cocinar es …brindarse , es dar amor…

4 Comments

  1. Que linda historia!!! Pude vivirla mientras te leía. Te va a ir bien Glo!

    • Gloria Tonin Reply

      Gracias Bea!!! Por tu apoyo ,por entrar este ratito a mi blog y compartir conmigo ! Te amo😍😍

  2. Hola Gloria, si bien hace mucho te sigo en tus recetas, nunca había leído esta historia tan linda, tan tierna, en lo particular antes de acercarme a la mesada, lo primero que hago es ponerme el delantal ja, por eso me llamaba la atención el nombre de tu página.
    Muchos cariños y los mejores éxitos , en esto que haces con tanto amor!!.
    Besos

    • Gloria Tonin Reply

      Hola Griselda!!! Abrir la página y encontrar tu mensaje es un regalo maravilloso! Me emociono cuando alguien se toma unos minutos para entrar en ella y deja su sello con algo escrito , y es parte de este hermoso camino que he comenzado a recorrer. Gracias!! tu mensaje es hermoso, espero te gusten las recetas y sigamos en contacto!! besos🥰

Escribe un comentario

Español