El viento juega caprichoso con los árboles de la ciudad… de mi ciudad.

El mar se pone celoso, sabe que la luna se refleja y enamora al pintor que la sella, en el graffiti

del viejo bar…

Mi ciudad conoce mis pasos, selló mis huellas al caminar, dejó mis manos pintadas en el 

banco de la plaza principal.

Mi ciudad guarda mi perfume en una flor de durazno que me regalo cuando tuve un día difícil, la mañana se hizo noche y no podía ver el sol.

En las paredes de cada casa que habité, guarda la música de mi voz, cuando abrazaba mi guitarra , cantando el valle y el volcán y era apenas un pequeño gorrión…

Mi ciudad me enseñó a soportar los días de crudo invierno, embarrando mis zapatos en los charcos con escarcha, porque ella sabe que la fortaleza se encuentra, caminando encorvado y con fuerza hacia adelante por el viento que azota y pega fuerte en el rostro, y a veces marca surcos que son difíciles de borrar pero que muestro con orgullo porque reflejan lo vivido y aprendido.

Me gusta recordar los  días de  mi infancia, la plaza que no tenía hamacas ni tobogán pero al estar cerca de casa nos invitaba a jugar, entre árboles de chocolate   y adoquines de masa pan.

.

En su nombre lleva la pureza  que le regala la espuma del mar, la misma que mojaban mis pies descalzos en las orillas de los balnearios  que con mi familia solíamos visitar.

Sé que no fue lluvia el día que partí, se que lloró mi ausencia en un día sin fin

Ella sabe que cada vez que regreso, mi corazón arde por el fuego de su amor, sé que me espera y es el viento el que juega con mi cabello, recordando los tiempos donde las trenzas lo engañaban solo un rato , para llegar peinada al colegio cada día.

El sol parece brillar más, y no es que yo lo diga, es que cada visitante no la puede olvidar.

Ciudad querida, mi Bahia, allí donde nací, donde no camino por veredas vacías, allí donde tengo un lugar secreto que conocemos las dos, aquel donde la tinta pintaba las hojas con las poesías que eran un refugio cuando se rompía mi corazón.

Sé que me esperás como siempre, que sabes que pronto voy, porque el viento aunque estoy lejos te lleva , estas palabras que escribo hoy por vos.

Escribe un comentario

Español